Acabo de comprarme unas ProAc D2 y me gustaría compartir con vosotros mis impresiones.

No os voy a descubrir nada que ya no sepáis de ellas pero para mí fue una satisfacción confirmar todas sus virtudes.

Es una caja cálida, equilibrada y cuando le das watios es animada y enérgica pero sin producir fatiga aun después de horas de escucha.

El exceso de graves en la sala de mi nuevo piso fue la razón por la que decidí cambiar las cajas.

Estas Proac D2 parece como si reconocieran la sala y dan los graves en su justa medida.

Y no solo suenan muy bien, también quedan bonitas en combinación con los soportes de Solid Tech.

C.R.L.