El mercado de la High End está repleto de propuestas técnicas y de marcas que ofrecen casi de todo. En muchas ocasiones, a precios que no parecen realistas y que cuesta justificar.

A veces la clase A es cuestionada desde alguno de estos sectores y ciertos vendedores por ofrecer una potencia, a priori, baja para un tamaño, peso y coste elevados, además de un consumo energético superior.
Por contra, te ofrecen alternativas novedosas, de gran potencia aparente y «pegada» que, dicen, la pueden igualar en calidad.
Ésto, como no puede ser de otro modo, conviene comprobarlo cuando te planteas una mejora definitiva de tu equipo, acompañada de una inversión que solo entendemos los que amamos la música y la high end.

Las dudas desaparecen cuando tienes la oportunidad de escuchar, con calma, un equipo como el INT60 de Pass Labs. Una marca que es referente del mejor sonido y que representa, en mi opinión, la cumbre de la verdadera high end, por su modo de trabajar y de conceptuar sus productos y por la calidad final de todo aquello que fabrican, siendo fiel reflejo de su fundador.

Si buscas la mejor calidad de sonido para apreciar la verdadera Alma de la música, no creo haya muchas opciones que lo permitan con la solvencia de este equipo.

Calidez, suavidad, dulzura y densidad, junto con un extraordinario detalle en medios y agudos, unido a unos graves sorprendentemente profundos, pero, a la vez, controlados y perfectamente integrados.

Todo ello se desarrolla en una escena sonora enormemente amplia, perfectamente situada, que separa instrumentos y voces sin pérdida de idea del todo. Siento la recreación de la sala de concierto, igualmente si reproducimos un directo, con la sensación de poder abrir los ojos y ver frente a ti a cada miembro de la orquesta o grupo musical.

Un placer y experiencia, en definitiva, que me hace pegarme a mi asiento y que me da este fabuloso equipo que recomiendo a todo aquel que quiera dar un paso definitivo en la recreación musical.

Gracias, como siempre, a Francisco, que me ha ayudado a poder disfrutar de la música como nunca lo había hecho hasta ahora. Un profesional que siempre está cerca y que contribuye a acercar esta aficción a todos, con sus consejos, con su amistad y con un concepto de negocio, por desgracia, no habitual, en el que prima la profesionalidad y la confianza, y no el beneficio rápido.

Creo que Lyric Audio y Pass Labs tienen mucho en común.

Feliz verano.

E.P.A.