HiDiamond Genesis Big Rhodium

“Devil is in the details” (“El demonio está en los detalles).

Apreciados blogueros.

Las sorpresas, para bien o para mal, nunca vienen solas, y en este caso se confirma la regla…¿Es el  sublime sonido del  Hidiamond XLR una excepción, o es la regla dentro de su serie Genesis Big (o de todos sus productos, lo cual no comento, simplemente porque no los he probado en mi sistema).

Los comentarios que menciono en este mail son los resultantes de una comparativa que he hecho en mi propio sistema durante este pasado fin de semana, poniendo “cara a cara” los Hidiamond Speaker Genesis Big Rhodium, con mis actuales – por poco tiempo – cables de referencia (referencia absoluta no solo para mí, sino para muchas revistas, dado su excepcional sonido basado en todos los parámetros, y precio…ya que 2×2 m de este cable son más de 8.000€).

Podría pasar frecuencia por frecuencia y comentar cuales han sido mis impresiones sobre cada una de las mismas, pero prefiero, en este caso, ir directamente a mis percepciones sobre “el todo”, y sobre las “sensaciones” que este cable me ha trasmitido.

Realismo, visceralidad, dulzura, sencillez, claridad, sentimiento, misterio, etc, es decir, es una “ventana abierta” a la grabación, y cuando esta es de calidad, a la obra y a la interpretación. Nunca he tenido tal sensación de presencia física con mi sistema, de presencia corpórea, con el peso de cada instrumento (incluyendo las voces en obras complejas como el Réquiem de Mozart), sus matices, su color/tonalidad, y con su conjunto, es decir, cada instrumento suena como un todo en su espacio, que se mezcla con el resto para sonar como uno, y trasladarte de esta manera al acontecimiento musical. Tiene un nivel de detalle “abrumador”, pero que hace que la belleza este en el conjunto, es decir, pone todo ese nivel de micro/macro información a tu alcance, pero de una manera tan armónica, que hace que tu cerebro te lleve a disfrutar del conjunto, eso si, tal vez como no lo hayas hecho antes, salvo en una interpretación “en vivo”.

Es tal la cantidad de información que ha dejado pasar a través de mi equipo, información que a buen seguro está en las grabaciones, pero que se va perdiendo a través de los distintos “nexos”, que prefiero no “cortarla” en trocitos para hablar de frecuencias, sino dejarla en su conjunto y hablar de respeto por la música y su interpretación, y en esto, este cable no tiene parangón.

¿Has oído/leído alguna vez aquello de; “una vez lo has conocido es difícil volver a vivir sin ello”?, pues precisamente este dicho es muy aplicable a estos cables, ya que no marcan la diferencia, sino, que desde mi humilde punto de vista, han creado otra “liga” diferente, donde se sitúan como poseedores de un nivel de realismo muy difícil de alcanzar.

“Devil is in the details”, y en este caso, este nivel extremo de detalle, te permite disfrutar como nunca del conjunto.

Un abrazo y gracias de nuevo por vuestros consejos, una vez más, categóricamente acertados.

E.R.O.


 

HiDiamond Genesis Big XLR

Apreciados todos y al Sr. Francisco en particular :

Sorpresas te da la vida, y cuando crees que no hay más allá, resulta que cambias un cable, y el resultado final de escucha cambia muchos enteros.

Como bien sabes, tengo mi equipo conectado usando cables de una marca de mucho prestigio, y en su versión más alta, es decir, cables de plata pura, y fabricados con un nivel de calidad que raya la perfección.

Con esto en mente, todo claro, y disfrutando de la música a partir de mi McIntosh C1100 dirigiendo unas etapas Mc 2301 y las Focal Grande Utopia EM, con un nivel de realismo y naturalidad muy alto, decidimos probar que ocurriría si cambiábamos los cables de modulación  XLR entre DAC y Previo, como digo, de muy alta gama (considerados por varias revistas internacionales como nivel de referencia absoluta), por los HiDiamond Genesis Big Rhodium.

Pues bien,  las diferencias a estos niveles, de haberlas, podríamos pensar que  deberían de ser sutiles. La sorpresa fue que además de existir dichas diferencias, estas han sido muy grandes. Grandes en la mayor extensión de la respuesta en agudos (mayor claridad, prácticamente cristalina, definición y naturalidad), unos medios con mucha estructura y unas voces que no solo se podían apreciar (color, realismo y textura) sino sentir, y unos graves más extensos, profundos, con más impacto, y mucho más definidos. Grande en cuanto a sensación espacial, con una separación de instrumentos holográfica (gracias a una mayor escena sonora), y además, con aire entre ellos, lo que ayudados de unos niveles de silencio de otro planeta contribuyen a una colocación espacial en plano bidimensional y tridimensional no solo creíbles sino  asombrosos.

Y finalmente, lo más importante, todo eso que te comento en el párrafo anterior, te lleva a una sensación de realismo que te acerca a solo unos “centímetros” de la interpretación en vivo, a un disfrute de la música que hace desaparecer las diferencias entre el audiófilo y el melómano, porque aúna ambos mundos en uno, sentir el alma y la esencia de la música en tu propio domicilio.

Un total descubrimiento, y un inmenso placer de escucha.

Gracias Francisco por acercarnos  estos productos y por tus consejos profesionales.

Saludos cordiales

E.R.O.


 

HiDiamond XLR Genesis Big – NIVEL SUPREMO

Después de darle muchas vueltas al tema cables XLR, decidí aceptar la invitación de Lyric para hacer una prueba comparativa en su Show Room.

Mis cables XLR de tres mil €  marca XXXX  y los HiDiamond Genesis Big

El equipo utilizado previo McIntosh C 2500 y etapa McIntosh MC 302 con unas Raidho, no recuerdo el modelo, eran de estantería.

Distintos estilos musicales. Desde Pop-Rock, clásica, a capela, ópera…Etc.

He de reconocer que, ya en el primer corte, me pareció que mis cables se quedaban atrás. (Seguramente es una casualidad, pensé).

Tema tras tema, los HiDiamond  Genesis Big mostraban sus cualidades.

Son un prodigio creando escena sonora, posicionando cada instrumento en su lugar.

Lo mismo hace con las voces. Es tal la información que transmiten, que parece que tienes a los intérpretes a la vista.

Es como mirar a través de un cristal después de limpiarlo.

La realidad es que mis cables daban la sensación de emborronar el sonido, de aplastar ciertas frecuencias, no sé…..

El resultado final es que los HiDiamond Genesis Big  se vinieron conmigo en el viaje de vuelta.

Como despedida, agradecer al Sr.Francisco la acogida y la atención dispensada.

P.D. Tenías razón Francisco, los HiDiamond me iban a sorprender

J.M.C