¡Hola a todos!

Recientemente he adquirido dos parejas de cables del modelo reseñado anteriormente para conectar a mi Leben CS-300 XS un Previo de Phono Gold Note PH-10 y la salida analógica del DAC que uso en unión del lector de CD,  IPhone e IPad.

Últimamente se observa una corriente dentro del mundo audiófilo, entre los veteranos, que conocieron los primeros tiempos del Hi-FI en los que aún no se había evolucionado en la fabricación de cables, que desdeñan la importancia del cable en la instalación de un equipo de audio e incluso optan por cables básicos para conectar sus sofisticados aparatos.

Quizás en  esta postura tenga algo que ver los abusos de algunos fabricantes a la hora de establecer unos precios «estratoféricos» a sus creaciones a las que atribuyen unas cualidades milagrosas.

Sin embargo, con buen criterio la mayoría de aficionados, entre los que me encuentro, adoptan una posición intermedia. Es decir, consideran que la importancia de los cables es esencial y que hay que considéralos como otro elemento más del equipo pero sin caer en pensar que por realizar una inversión «delirante» en este campo vamos a dotar a un equipo de un valor cualitativo del que carecía.

No hay nadie mejor que un buen profesional, de esos que no abundan, que conozca con detalle los componentes de nuestro equipo para asesorarnos en la elección del los cables correctos.

Llegados a este punto me confié plenamente a D. Francisco Gutiérrez quien me recomendó los cables elegidos. Realizado ya el rodaje que me indicó, he de decir que no me he equivocado. Estoy muy satisfecho con la compra, ya que por un precio muy comedido he obtenido unos cables de muy buena construcción  (son fabricados en Japón) y sin perder la neutralidad que debe tener un buen cable, sí aportan cualidades importantes al sonido: mayor cuerpo, fluidez, separación, ausencia de dureza en el extremo agudo y riqueza de matices en el rango de frecuencias.
Todas estas características ya las tenía el equipo anteriormente. Lo que hacen estos cables es revelarlas al superar la merma que ocasionaban mis cables anteriores.

El resultado es una buena inversión que no puedo dejar de recomendar, al tiempo que agradezco al gerente de Lyric por su asesoramiento profesional.

Un cordial saludo.

E.G.H.