Mi primer contacto con la mítica marca Benz Micro comenzó hace ya casi 23   años, cuando incorporé a mi conjunto analógico básico, el modelo Gold.

Ahí me di cuenta porqué los más puristas siempre buscan modelos de bobina móvil.

Sorprendente musicalidad y relación calidad precio. De ese modelo disfruté 2 unidades.

Años más tarde, me hice con una Benz micro ACE SL

Otro salto de calidad enorme, pasándome a convertirme en acérrimo entusiasta del mundo analógico.

Coincidiendo con el cambio del giradiscos, más adelante me compré el modelo Wood sl.

Ahí ya me codeaba en el nivel alto, sorprendido con la enorme tridimensionalidad y transparencia proporcionados a mi sistema .

Podría ser el modelo definitivo, pero tras terminar con su vida útil, y siguiendo en mi evolución y nivel de exigencia, tenía claro que debía incorporar la Benz micro rubí z.

Esta ha sido la niña de mis ojos durante cuatro años, y la culpable del nuevo cambio de giradiscos  y brazo para sacar lo mejor de ella.

Musicalidad a raudales,   relegando a mi cd de referencia a largos periodos de silencio.

Pero, al igual que la famosa canción de los Módulos «todo tiene su fin», y después de 4 años y 1900 lps. escuchados, se agotó la punta de diamante y nuevamente a buscarla sustituta.

Cuando comencé con esta afición el modelo Benz micro LP era lo máximo a lo que uno podía aspirar, codeándose con otras referencias y apareciendo en las revistas que devoraba con pasión .

Así pues, sin dudarlo, era el momento de incorporar a mi plato Acoustic Signature Thunder mk3 con brazo Sme V y utilizando como previo de fono el Pass Labs xp17.

Con idénticas especificaciones,  a excepción del peso, que el modelo rubí z, la LPs es un prodigio de resolución y detalle, elevando la musicalidad a niveles insospechados.

El escenario proporcionado es enorme en anchura y profundidad y  muy denso y estable, ubicando cada instrumento de forma casi milagrosa.

Hay mucho aire por arriba, sorprendiendo paradójicamente con la contundencia de los graves.

Las voces emotivas y llenas de humanidad, dando como resultado un placer para los sentidos.

A pesar de la edad, espero seguir manteniendo el idilio con la marca muchos años.

Quiero mostrar mi agradecimiento al señor Francisco Gutiérrez por el actual nivel de mi equipo, el cual sin su ayuda, no hubiera sido posible.

S.G.M.