Después de un año conviviendo con las etapas de McIntosh MC 601 puedo asegurar que son maravillosas.

Mi equipo ha experimentado una mejora muy sustancial en todos los parámetros que solemos tener en cuenta en esta afición.

El grave es contundente y controlado, tienen una franja media carnosa, humana, deliciosa, que trata las voces con ternura.

Unos agudos que introducen el detalle preciso y necesario para alcanzar la perfección.

La escena que ha aparecido en mi sala es grandiosa, tanto en amplitud, como en altura y profundidad, incluso en algunas gravaciones se traslada por detrás del punto de escucha,

Uff, ¡Cómo se disfruta!

En definitiva; un sonido rico en marices que engancha desde la primera nota.

Ya hace tiempo me decanté por McIntosh y debo decir que estoy seguro de que no me equivoqué.

D.F.A.