Recientemente he adquirido este amplificador integrado o mejor dicho lo he sustituido por su hermano pequeño, un Leben CS300XS, con el que he pasado momentos muy felices. Una pequeña joya portadora de válvulas EL84 con capacidad de desarrollar un sonido refinado y potente a pesar de tener solamente 15w.

Pero mis cajas de baja sensibilidad pedían que les diera un poco más de empuje para poder expresar mejor sus cualidades y me decidí ir a por su hermano mayor de 28 w. con EL34.

El Leben CS600X es otra joya intemporal al igual que el CS300. Por supuesto es más grande y pesado pero no difieren en su aspecto de gran calidad y belleza general. La firma  Leben rezuma la maestría que le imprime uno de los mejores creadores que existe en este mundo del audio. Y es que están tan bien concebidos que hasta huelen bien, despiden un olor perfumado, al menos al principio, mientras que se hacen miembros por derecho del equipo y se adaptan al entorno.

Posee una construcción y  mecanizado soberbios, es un gusto manejarlo y tiene una variedad de funciones interesantes en la que destaca una salida de auriculares, que según diversas revisiones parece sobresaliente, incluso mejor que la diseñada para el pequeño pero yo no la he probado todavía.

Al igual que el 300 carece de entrada de phono, mando a distancia o cualquier otra opción actualmente de moda supongo que con la idea de preservar el sonido lo más puro posible. Yo lo prefiero así en un amplificador de alto nivel, me ofrece más confianza.

Además de llevar de serie válvulas EL34 puede acomodar otras configuraciones con lo que se convierte en el amplificador más versátil de la familia. El bias es automático, consume mas bien poco, no emite mucho calor, sin ruidos y con un conjunto de válvulas de fácil acceso en la actualidad.

El sonido de Leben combina naturalidad, suavidad con un toque de dulzura, transparencia y calidez sin exceso, con una buena carga de volumen impulsada por un grave que se hace notar. Buena imagen, agudo nítido y extendido que acaricia, buena timbrica y una amplia gama de matices. Sonido tubular de la mejor escuela.

Leben mezcla todos estos ingredientes de una forma muy personal para obtener un sonido grande, elegante y cautivador. Tiene cierto paralelismo con alguna otra marca en válvulas como Jadis, con diferentes maneras de expresar el sonido pero creo que con la misma meta, la de llegar a tocar el corazón, conseguir que la escucha sea un verdadero placer sin que la mente se interponga en ello.

Los hermanos Leben son una obra de arte e igual de excelentes en sonido, la elección y el resultado final depende de las cajas y de la sala.

Me gustaría felicitar al director de Lyric por su exitosa trayectoria empresarial, por su gran profesionalidad y humanidad, y por hacer reales, incorporando a su catálogo las mejores marcas de audio, los sueños de tantos aficionados.

M.M.A.